Siento el Viento

Siento el Viento

ISBN: 9789563642674

Precio habitual $17.990
/
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

9 en stock
Autor Gracia Gonzalez
Empaste  Cartoné
Dimensiones  1 x 20 x 20
Páginas 22
Edad 3 a 5 años


Un libro interactivo: una invitación a salir y sentir el viento. Las páginas del libro son un acompañamiento para vivir una experiencia distinta que podrá ir dejando distintos registros en la memoria de niños y niñas.

Perfecto para aprender formas y colores: la geometría y simpleza del libro son ideales para que niños y niñas aprendan sobre distintas formas y colores. El lenguaje imaginativo de este libro, junto con un texto minimalista y poético, crea la combinación perfecta para tener una lectura participativa.

Educación artística: un libro para que niños y niñas aprendan de arte y color desde temprana edad.

Para trabajar en grupo: excelente libro para trabajar en clases y salir en grupo a observar la naturaleza.

Sentir y vivir la naturaleza es un momento especial que a veces dejamos de lado. No es necesario transportarse a otros lugares, sino que observar, experimentar y ser conscientes de la naturaleza del cotidiano es, en sí mismo, una instancia mágica. Así, la aparente simpleza de elementos de nuestro mundo, como el viento, nos entrega una experiencia imaginativa y reflexiva. Siento el viento es un libro y también un objeto mediador para sentir la naturaleza.

La poesía acompaña de manera sensible la experiencia, dando pistas de qué es lo que va sucediendo a medida que se interactúa con ellos, pero siendo lo suficientemente abierta para que cada niño y niña pueda percibir el exterior a su manera.

Los troqueles (agujeros que viajan por los libros) y la abstracción de sus figuras son elementos fundamentales, ya que al igual que los poemas, dan un incentivo a la interacción desde una manera amplia.

Siento el viento invita en primer lugar a detenerse, a encontrar un ambiente y tener una disposición para su llegada. A medida que avanza el libro, la invitación es a apreciar el viento desde diferentes sentidos: a mirarlo, a escucharlo, a sentirlo, volviéndose un momento de apreciación y contemplación.